¡No serás del Opus!

Pocas cosas hay en la vida que estén más sujetas a la opinión gratuita y sin pedirla de los demás que el número de hijos que tiene un matrimonio.

Hace poco me comentaban unos amigos que no han tenido hijos que están convencidos que después de preguntar “¿cómo te llamas?”, la pregunta más frecuente es “¿cuántos hijos tienes?”. Si la respuesta es, como en su caso “no tenemos hijos”, comienza todo un elenco de preguntas, comentarios y opiniones, siempre impertinentes, que dificultan muchísimo poder establecer una relación que merezca la pena con quien pregunta.

Si un matrimonio tiene un hijo, no falta quien pasado un tiempo pregunte la estupidez de “¿No vais a por la parejita?”. Como si los hijos fueran periquitos o guardias civiles.

Cuando tienes dos hijos parece que el común se queda tranquilo. Has cumplido con lo social (y estúpidamente) aceptable y nadie te cuestiona del porqué no tienes más o por qué no te quedaste con uno. Es una elección tan buena como otra cualquiera que además tiene la ventaja de librarse de cuestionarios desagradables por parte del vecindario.

Cuando le conté a un vecino que mi esposa y yo estábamos esperando nuestro tercer hijo me preguntó:

“¿Ya pararéis, no?”.

Obviamente no me conocía lo suficiente como para intuir cual podría ser mi reacción.

Mi respuesta fue tajante:

“El número de hijos que vamos a tener es la decisión más íntima que puedo tomar con mi mujer y obviamente no pensaba comentarla contigo”.

¡Zas!, en toda la boca.

Se quedó perplejo, quizás incluso molesto. Bueno. Confío en que no volviera a soltar una impertinencia como esa a nadie más.

Años más tarde, haciendo la compra en Carrefour mi mujer chocó accidentalmente su carrito con el de otra señora que se sintió sorprendida al verla con tres niños tan pequeños y tan seguidos (tenían tres, cuatro y cinco años).

“¡Tienes tres!” – le dijo – “¡y tan seguidos!”.

A lo que mi mujer le puntualizó contenta: “¡Y estoy esperando el cuarto!”.

“¡¿Cuatro?!, ¡¿no serás del Opus?!”, dijo sin rubor.

Afortunadamente yo no estaba allí para responderla.

Estos son solo un par de ejemplos de las muchas impertinencias que tenemos que soportar aquellos matrimonios que, en ejercicio de nuestra libertad, decidimos tener más de dos hijos.

La pregunta “¿no serás del Opus?”, denota una absoluta falta de cultura religiosa (y por supuesto una absoluta falta de educación). Podría haber preguntado: ¿No estarás en el Camino Neocatecumenal, o no pertenecerás a los Focolares, a la Acción Católica, a los Matrimonios de Nuestra Señora, al Instituto Seglar Notre Dame de Vie, a Comunión y Liberación, a los Heraldos del Evangelio, o no serás adoradora nocturna o  Misionera Laica de la Caridad?”.

Pido disculpas a los cientos de movimientos y carismas que enriquecen la Iglesia hoy en día por no haberles citado, pero la memoria no me da para más.

En Estados Unidos, como el porcentaje de católicos es pequeño y tampoco andan muy sobrados de cultura (y menos religiosa) resumen su visión de una manera mucho más simple. Aquellos que tenemos más de tres hijos se nos denomina “buenos católicos”. La estupidez es sublime. Como si no tener hijos o tener tres o menos implicara una falta de calidad en la fe o viceversa. Insisto, una simplicidad.

Pero analicemos esta visión tan simplista que muchas personas tienen de vivir con fe.

Así que si tengo tres, cuatro o más hijos, debe ser porque “el Papa dice que no podéis usar condón”. ¡Toma nísperos!. Ahora resulta que tenemos al Papa metido en la cama.

Bien. En aras de la discusión admitamos que es cierto. Admitamos que, en un acto de libertad – no de sumisión, mi mujer y yo decidimos no utilizar métodos anticonceptivos artificiales – decidimos que ella no alterara sus niveles naturales de hormonas tomando una píldora, ni poner un plástico que separara nuestra piel, ni meterle un dispositivo en su vagina (DIU), ni alterar funciones fisiológicamente perfectamente funcionales y sanas a través de una ligadura de trompas o una vasectomía – porque de esa manera vivimos de una manera coherente nuestra fe en Dios como principio y fin de nuestras vidas y de nuestro matrimonio.

¿Cuál es la opción contraria?. ¡Ah! La opción es que si no hubiéramos tenido esa fe en Dios o no hubiéramos entendido esa opción como el medio pertinente para vivir nuestra fe,  hubiéramos utilizado algún método de los antes mencionados para tener menos hijos. ¿Cuántos menos?. De nuevo, por mantener simple la discusión digamos que uno menos.

En concreto significa que si no hubiéramos vivido nuestra fe en Dios como lo hacemos mi hija Teresa nunca hubiera nacido.

¡Ah … !.

Confieso que solo de pensarlo me provoca un profundo vacío y se me ponen los pelos como escarpias.

¿Y cuál es la ganancia?.

¿Cuál hubiera sido la ventaja de que mi hija Teresa no hubiera nacido?.

A bote pronto, me imagino – sin conocer datos concretos – pero supongo que entre 6.000 y 12.000 euros al año.

¿Y eso hubiera merecido la pena?. Les aseguro que ni eso, ni esa cifra multiplicada por infinito hubiera hecho que mi vida fuera mejor sin mi hija Teresa.

¿Existe otra posible ventaja? ¿Hubiéramos tenido más tiempo para nosotros?. Pues seguro, pero ¿y qué?. Ni un solo minuto, ni una vida entera al completo hubiera satisfecho la alegría de ser el padre de Teresa.

Siempre he pensado que si no hubiera tenido cuatro hijos o incluso si no me hubiera casado hubiera sido mucho más prolífico escribiendo, hubiera aprendido mucha más neuropsicología y hubiera sido más útil a mis pacientes. Estoy seguro de que también hubiera dedicado mucho más tiempo a estar tumbado perdiendo el tiempo, a ver la TV y quizás incluso hubiera llegado a practicar algún deporte (lo dudo). Pero ¿y qué?, ¿acaso cualquiera de esos bienes, que sin duda lo son, son comparables con uno solo de mis hijos o con mi matrimonio?.

Si fuera cierto que tenemos cuatro hijos por cómo vivimos nuestra fe, entonces puedo decir ¡bendita fe!. Aunque al morir me diera cuenta que Dios no existe, y que todo aquello en lo que he creído fuera una simple quimera, la fe ya me habría dado mucho más de lo que cualquier otra cosa en la vida hubiera podido ofrecerme: me hubiera dado mi cuarta hija, y quién sabe si también la tercera.

Podría concluir este artículo confrontando mi forma de vivir con la alternativa que propone la sociedad. Podría juzgar cómo se vive sin fe, o sin permitir que la fe empape cada una de las decisiones de nuestra vida. Podría decir:

“¿Cuál es la alternativa?

¿Que en lugar de la fe sea mi situación profesional / laboral la que determine cuándo comenzar a tener hijos y cuántos hijos tener?, ¿Tener dos o cómo máximo tres hijos y a partir de ahí permitir que la química o la mecánica interfiera en mi vida conyugal / sexual / familiar, en definitiva – en mi VIDA?

Era una opción, pero entonces mi vida hubiera sido mucho más pobre y mucho peor aprovechada.”

Si escribiera eso y peor aún, si lo pensara, hubiera caído en aquello que critico: hubiera juzgado cómo vive cada cual su vida y me hubiera entrometido en la intimidad de los demás.

Sí, que nadie dude que vivir la fe católica del modo en que la vivimos ha permitido que tengamos cuatro hijos y disfrutemos de una vida enormemente rica y magníficamente bien aprovechada. Y si cada uno de mis hijos, desde el primero hasta el último, no hubiera sido suficiente regalo tengo el mayor de todos, la mayor de mis riquezas: tengo la fe en Dios y tengo la conciencia de Su amor.

Esta entrada fue publicada en Educación, Familia, Relación padres - hijos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

98 respuestas a ¡No serás del Opus!

  1. Enhorabuena por el artículo, mi mujer y yo nos sentimos totalmente identificados. Cuánta labor hemos de hacer los laicos para contagiar el amor de Dios y dar a conocer la felicidad de vivir en su fe a esta sociedad tan vacía. Demos testimonio sin miedo ni complejos de lo grande que es este camino.
    Un fuerte abrazo.

  2. Javier dijo:

    Magnífica reflexión. Solomente un consejo, revisa los tiempos verbales porque muchos de los “hubiera” que has escrito en realidad deberían ser “habría”. Un saludo!

    • Jose dijo:

      Consejos no pedidos los dan los entrometidos

      • Rafael dijo:

        Entonces los curas, los maestros y tantísima gente son entrometidos! Entonces el autor cuando juzga a los que lo juzgan… también es un entrometido!

    • Miguel dijo:

      No, Javier.

      Tú piensas en construcciones como:

      “Si no hubiera tenido cuatro hijos o incluso si no me hubiera casado, hubiera sido mucho más prolífico escribiendo, hubiera aprendido mucha más neuropsicología y hubiera sido más útil a mis pacientes. Estoy seguro de que también hubiera dedicado mucho más tiempo a estar tumbado perdiendo el tiempo, a ver la televisión, y quizás incluso hubiera llegado a practicar algún deporte”.

      Pues bien, aunque yo no la tengo a mano, sé que si consultas la “Gramática de la lengua española” de la Real Academia, encontrarás que da como perfectamente válidas las apódosis de las oraciones condicionales (esto es, la parte que no expresa la condición) con el pluscuamperfecto de subjuntivo (“hubiera sido”, etc.) lo mismo que con el condicional compuesto (“habría sido”, ejemplo hipotético ausente aquí).

  3. lagunajanda dijo:

    Magnifico!!!

  4. José Manuel dijo:

    Muchas gracias por este gran artículo. Tanto personalmente ( tengo 4 hijos también ) como profesionalmente , intento aclarar este tipo de confusiones que existen en nuestra Iglesia. Menos mal que una de las principales características de la Iglesia Catòlica es la unidad con el Papa y ante cualquier duda, miremos,escuchemos y obedezcamos a Pedro.

  5. Extraordinarfia tu argumentació
    y añado, mi esposa Pilar yo, cuando nos casamos nunca pensamos en los hijos que vendrian, siempre dijimos “LOS QUE DIOS NOS ENVIE”

  6. Carmen Teresa ridriguez dijo:

    Qué suerte tienen vuestros hijos de teneros como padres!!!
    Magnifica reflexión que compartiré con muchos.

  7. Rocio dijo:

    Me encanta esta reflexión. Me siento totalmente identificada, y a la vez feliz y afortunada de los 7 regalos que hemos recibido mi marido y yo de Dios cuando decidimos unirnos en matrimonio

  8. Rocio dijo:

    Nada te impide ir a por el sexto o decimo hijo, seguro que también son maravillosos y te harán muy felices. Es respetable que no uséis métodos anticonceptivos pero también lo es que quienes quieran usarlos lo hagan, eso no significa que valoren menos la familia que los bienes materiales, o que no haya fe. Cada uno es libre de elegir la vida que quiere tener, que quiere para sus hijos y cuales son sus tiempos. Respeto para todos. Enhorabuena por tu familia, es lo más importante de la vida!!!!

  9. Rocio dijo:

    Por cierto, estoy de acuerdo con lo de que la gente no puede ser más impertinente y te felicito por tu respuesta. Mi hermana pequeña se casó antes que yo, y reconozco que la boda fue una pesadilla gracias a la preguntita… y tu para cuando????? Si no lo preguntan revientan!!!!

  10. Pachu dijo:

    Hola!!
    Enhorabuena por tus cuatro hijos, nosotros tenemos cinco y también sufrimos la enfermedad de la sociedad: critiquitis y opinitis…
    Sólo decirte que el movimiento que nombras no es Comunicación, es Comunión y Liberación.
    El artículo es fantástico y con mucha alegría te digo que pases de los demás, Dios os ha mandado para dar ejemplo en vida y seguro que lo estáis haciendo genial, como ya muestras desde aquí!!
    Un saludo.
    Pachu

  11. Pachu dijo:

    Hola!!
    Enhorabuena por tus cuatro hijos, nosotros tenemos cinco y también sufrimos la enfermedad de la sociedad: critiquitis y opinitis…
    Sólo decirte que el movimiento que nombras no es Comunicación, es Comunión y Liberación.
    El artículo es fantástico y con mucha alegría te digo que pases de los demás, Dios os ha mandado para dar ejemplo en vida y seguro que lo estáis haciendo genial, como ya muestras desde aquí!!
    Y lo otro que mucha veces pienso… ¿Y los moros y los gitanos también son tan opinados?
    Un saludo.
    Pachu
    (Lo vuelvo a escribir porque no sé si hice algo mal o los moderas…)

  12. Lourdes dijo:

    Amenece el día para mí con este regalo maravilloso que acabo de leer. Me ayud a pensar que soy absolutamente afortunada por creer, por saber que Cristo ha vencido a la muerte, por esperar lavida eterna con seguridad meridiana y por constatar que en esta vida se puede vivir un adelanto del cielo y que gracias a las tribulaciones todas estas cosas las constato en mi vida.

  13. ROSALIA dijo:

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ENHORABUENA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ MAGNIFICO ARTICULO APOYO TODO LO QUE SE COMENTA ,GRACIAS POR TU EJEMPLO A SEGUIR

  14. Blanca dijo:

    Oooh, me ha puesto los pelos de punta.
    Muchas gracias por el articulo. Tengo 34 años y 5 hijos maravillosos. No hay dia que no me digan comentarios iguales a los que describes… y miradas que lo dicen todo..
    Enhorabuena por vuestra familia y por vuestra fe. Esa fe que nos une de manera tan definitiva. Que nuestras familias griten al mundo el Amor de Dios.

  15. Gumer dijo:

    Genial articulo. Enhorabuena. te refieres a los que cuestionan por qué tienes tantos hijos, pero yo con tres hijos en determinados sectores también me encuentro con lo contrario, argumentando por qué no hemos tenido (de momento… solo Dios sabe) más. Es decir, cuando te mueves en ambientes donde es común la existencia de largas familias numerosas si tienes 3 te tratan (o a veces tengo esa impresión. Quizás sea complejo, prejuicio…pero creeme que no siempre) como a un burgués. Tan buen (o tan mal) progenitor es el que por las razones que sea tiene 1 como el que tiene 10, digo yo. Asi que en conclusión respetemos esta decisión de cada matrimonio y no juzguemos sin tienen muchos o pocos. Tendrán los que les de la gana y Dios les conceda. Solo faltaria.

  16. Yuse dijo:

    A por el 5to pues!🤗

    • Doy por hecho que el comentario es cariñoso. En cualquier caso, tal y cómo digo en el artículo si vamos a tener un hijo más o no, es la decisión más íntima que debemos tomar mi mujer y yo, y lógicamente su opinión, aunque sea de ánimo, no es pertinente.

  17. Miguel Aranguren dijo:

    Maravilloso artículo, de un sentido común aplastante para padres y madres, para quienes aún no son padres o madres y para quienes no lo van a ser nunca. Para cristianos de todas las iglesias, para lo que antes se denominaba paganos, para agnósticos y ateos. Hay razones que nos hacen tanto bien, que nos hacen buenos, que nos facilitan amar, que convierten nuestra vida en un camino irrepetible a pesar de nuestros errores. Irrepetible en el mejor de los sentidos. Y una de esas razones, tal vez la más importante, es la elección de la persona con la que compartimos la vida, con la que decidimos ser padres o madres, una, dos, tres… las veces que libremente deseamos, incluso las veces en las que esa libertad nos sorprende sin esperarla, porque libremente la aceptamos, la hacemos propia, la amamos en cada uno de los días en los que vivimos y viviremos con cada uno de nuestros hijos.

  18. Trabis dijo:

    Olé, olé y olé!!!

  19. Gonzalo dijo:

    Gran artículo. No obstante, no deja de confirmar que cuando te preguntan si eres del Opus no andan muy desencaminados. Este artículo es un arma de doble filo, el debate hay que trasladarlo ahí, ¿por qué está tan estrechamente relacionado una cosa con la otra? Me genera una profunda tristeza que valorar la familia sólo sea cosa de unos pocos.

  20. Lorena Martínez Tello dijo:

    Me siento muy identificada, me he casado con 24 años, tengo una niña y estoy embarazada de poquito y es muy frecuente cuando quedó con gente que me pregunten: ¿tan joven te casas? Y otro hijo?

  21. Maky dijo:

    Nada ha llenado mas mi vida que mis tres hijos. Q cada uno haga con su vida lo que considere. A mi me compensa enormemente ser Madre.

  22. Onar dijo:

    Magnífico artículo, y te lo dice un agnóstico.

  23. Reblogueó esto en Virgen Peregrina del Barrio San Joséy comentado:
    Les comparto esta nota, porque su belleza me ha estremecido de pies a cabeza.
    Yo no tengo hijos, porque mi vocación es otra. Pero me siento así de fértil. La voluntad de Dios siempre esta diseñada para que seamos felices y fértiles, tangamos hijos o no, segun su voluntad.

  24. anna garza dijo:

    Justo hace unos días le daba gracias a Dios porque mis papás me permitieron vivir 🙂
    Soy la 6ta hija de 8, y soy demaciado feliz con esta familia.

  25. Juan Foyo dijo:

    Control de Natalidad ? Por supuesto que sí ! Dejadlo en manos de Dios Nuestro Señor.

  26. Cesar dijo:

    Muy bien explicado…denota ser una persona que apoya toda su existencia en esa fé que tanto bien nos produce.
    Qué agradable escuchar comentarios así! !!!.

  27. apegoseguro dijo:

    Maravilloso plenamente identificada!!!!, aquí en Chile preguntan cuantos hijos tienes ? Yo respondo 3, no serás del Opus?, o (la que mas detesto) pero que valiente!! (valiente de que por favor) y digo si 3 por ahora, la gente cae en espanto y mis ojos se van para arriba. Ya me lo tomo con humor.

  28. ¡¡Unas clasesitas de desarrollo sostenible por favor!!!. Esta clase de pensamiento cavernícola no solo que da cuenta del pobre nivel de debate sino que es peligroso para la subsistencia de la humanidad. El mundo seguirá con o sin humanos pero si seguimos pensando que hay que tener los hijos que Dios mande vamos como el cangrejo. Latinoamérica sigue para atrás en gran medida por grupos conservadores como el Opus Dei. Lamentable porque hacen quedar muy mal a la iglesia católica.

  29. Josep Enric dijo:

    De acuerdo en el fondo del artículo, aunque, coincido con el comentario de Leonardo Gomez-Garcia, esa respuesta de ¡Zas! en la boca, poco apostólica la veo, habría podido ser un inicio de una conversación más profunda. Respecto la pregunta de si ¿eres del Opus?, es una pregunta que es habitual en España, pero no en el resto del mundo. Además, si lo preguntan ¿por qué ofenderse? Es una posibilidad de explicar la fe católica y sus aplicaciones prácticas, diciendo que el Opus solamente es una pequeñísima parte de la Iglesia.

  30. Rocio dijo:

    Con 12 años de casados y 5 hijos de 10, 8, 6, 5 y casi 2 años, mi esposo y yo ya hemos aprendido a responder con alegría y tranquilidad a conentarios como esos. «En cualquier momento llega el secto» decimos cuando nos miran boquiabiertos en la calle. Dios siempre es fiel.

  31. Pedro dijo:

    No seas tonto, cuando la gente te pregunte le respondes bien y no con impertinencias. Si eres católico, es una oportunidad para dar testimonio de tu fe y explicarle a esa persona tus razones y el sentido de tu vida. Vamos una oportunidad para proclamar el Evangelio y no para dar un estúpido Zas en toda la boca…

  32. Obviamente que deben recriminártelo, estas haciendo un mal a la sociedad teniendo más de dos hijos, el mundo no para de crecer y pronto no quedarán recursos naturales para todos por culpa de gente caprichosa como tú.

    • Ja, ja, ja … es cierto!! Hace tantos años que ya se ha demostrado que la idea de la escasez de recursos naturales era o bien un error o bien una patraña, que se me había olvidado ese argumento. En los años 70 y 80 era el boom, pero ya, gracias a Dios, se me había olvidado. ¡Muy bueno!.

  33. alvaro dijo:

    YO LO DIGO SIN PROBLEMA; SOY del OPUS….PERO NO SE LO DIGAIS A NADIE…, ASI LO DIGO AUN NO TENGO HIJOS; PERO SEIS ESTARIA BIEN =D,.ENCANTADO DE SER DEL OPUS, ME HACE MUY FELIZ Y MEJOR PERSONA; UNA PENA QUE LA “TONERIA” REINE FRENTE A LA CORDURA Y AL AMOR DE DIOS. ENCANTADO ESTOY!!!ES MI CAMINO, Y MAS DEBERIA HACER!!!

    • Arturo dijo:

      Algunos creemos que porque nuestra vida está “en orden” tenemos el derecho a mirar a otros con desdén y no tolerar preguntas ni críticas de nadie.
      Ese “¡Zas!, en toda la boca.” resultó placentero?
      Independientemente del ademán o lenguage corporal con el que la pregunta o comentario vino: Cuidado. Cuidado con “la contradicción de los buenos”, cuidado con el fantasma del orgullo y la santurroneria…

  34. Rodolfo Matías Carmona González dijo:

    Mi esposa Sofia y yo tenemos 5 hijos! Y si pertenecemos al Opus Dei en Mexico. Me idenfitique totalmente con ustedes. Saludos

  35. Nirva dijo:

    Gocé el artículo y la casualidad de que trabajara con el Dr. Unruh. Yo acompañé a mi hermana a Laredo, TX, para llevar a su hija a consulta. Excelente médico.
    Tengo 5 hijos y vengo de una familia de 8. Soy la mayor y no cambiaría a mis “hermanitos” por nada del mundo. Mis padres recibieron muchas críticas pero lograron, con la ayuda de Dios, formar una familia feliz y unida que disfruto mucho y por la que doy gracias a ellos y a Dios.

  36. Agustín dijo:

    Enhorabuena por el artículo, soy padre de 4 hijos, en el número 4 vino una niña y el comentario universal es el de “entonces, ya pararéis, no?”. No he pensado en ningún zas en la boca, l respuesta es siempre “en casa nos lo pasamos muy bien!”. Como tú,cada momento con ellos es un regalo del cielo, y me encanta tu argumentación, sigue así, tienes un nuevo seguidor.

  37. Rafa dijo:

    Cuando estaba mi mujer con nuestro cuarto hijo, todos por cesarea, la enfermera tan pancha ya soltó, ‘estos son del opus’ y listo. Nosotros somos simples cristianos diocesanos, que creemos lo que somos y cumplimos lo que la Santa Madre Iglesia nos pide, abiertos a la vida.

  38. Mariana de la Pisa dijo:

    Ay Nacho! Que no sabía que tenías un blog!!! Ya te sigo! Yo ya he oído tantas tonterías con lo de los niños…pero bueno! Me chifla el artículo. Un beso enorme y recuerdos de José y Nacho!!

  39. María dijo:

    La gente es verdad que es muy impertinente…tan impertinente que a veces le dice a aquellas mujeres (que creen firmemente que Dios no existe ni por tanto rige sus vidas) que no interrumpan sus embarazos aunque no los deseen, impidiendo así que puedan vivir su vida como les dé la gana, igual que haces tú.

    • Creo que estamos en sintonía. Tener más o menos hijos no depende de Dios exista o no. Solo dependería de ello en aquellos casos que deseamos que Él sea partícipe de nuestra vida (te invito a seguir leyendo mi blog, ya que tengo preparado un artículo en el que defiendo que Dios no existe).
      Interrumpir o no un embarazo (exprsión eufemística que significa abortar, así que permiteme evitar eufemismos) abortar o no hacerlo no depende de que Dios exista o no. Ni siquiera depende de que lo creamos o no, ni tampoco de si aún creyéndolo pensamos que esa creencia puede / debe influir en nuestras vidas. Abortar o no abortar es una cuestión moral, que no religiosa.
      Al igual que tu pienso que se debe permitir que cada cual “puedan vivir su vida como les da la gana”. El problema es que con el aborto se imppide que el niño pueda vivir.

      • Andrea dijo:

        Se comete un homicidio nada más que eso!

      • María dijo:

        Estoy de acuerdo en que abortar es una cuestión moral. Parto de la premisa de que es una decisión muy difícil y dura, de hecho seguramente una de las más difíciles que una mujer o una pareja puede tomar en su vida, pero no tiene por qué ser inmoral y para entender esto es necesario asumir que la moralidad o no del hecho de abortar está muy en consonancia con el contexto en que se tome y las razones que lleven a tomar una decisión así.

        No puedo entender que haya personas que se posicionen en el no al aborto sin más, sin contemplar que una persona puede estar decidiendo con ello un mejor “futuro” para su hijo (aunque ese futuro sea el no nacer) así de crudo. Conozco a un pediatra que en labores de ayuda a países subdesarrollados asumió (supongo que con espanto y dolor al principio) que en ciertos lugares del mundo una madre puede llegar a dejar morir (no dando tratamiento) a aquel de sus hijos más débil para darle una opción de supervivencia al resto. Ese es el contexto de esa mujer y en las condiciones en que debe tomar tan dramática decisión ¿inmoral?. No lo creo.

        Pero se nos olvida que, aunque en nuestro mundo no tenemos que llegar a ese extremo, sí que una mujer puede verse en la necesidad de decidir no traer más hijos a un mundo por no poder cuidarlos, no poder alimentarlos, no poder darles una vida digna o por no quererlo (no es suficiente razón) No todo es dar vida sin más.

        Una mujer cuando decide no tener más hijos (poniendo medios para evitar un embarazo) también está evitando que muchos niños y niñas nazcan. Está ejerciendo ese derecho a decidir antes de la concepción. Yo entiendo que después de que esta se produzca (por descuido o por lo que sea) hay que seguir confiando en la capacidad de la mujer para decidir con moralidad y responsabilidad.

      • Para conocer mi opinión respecto al tema del aborto recomiendo que leas los artículos publicados en este blog bajo los siguientes títulos:
        “La cuestión del aborto” y
        “Niños con discapacidad”.

  40. Cristina dijo:

    Nosotros tenemos siete y tengo 30años, me parece que he aprovechado muy bien mi vida y no me arrepiento, tampoco los he buscado como piensan algunos, han venido y punto. Yo respeto totalmente a las personas que veo con un hijo, con ninguno, con 3, con 4… No cuchicheo ni comento, ni miro con cara de asco como me hacen a mi, quién soy yo!! Pido lo mismo, pero hay gente muy desagradable que cuchichean y cuchichean y disimulan cuando les miras, los cuentan con los dedos, te señalan y lees de sus labios “está loca”. Quién eres para decidir si yo soy capaz de ser feliz así y ni si a mis hijos les falta algo?
    Alguien ha dicho x ahí q hay q ser educado y dar ejemplo de tu fe contestando con amor y sin malas formas, si aguantaseis vosotros esos comentarios acerca de algo q solo es decisión vuestra quizá no haríais un zas en toda la boca, sino q más bien, quizá, haríais otro tipo de actuaciones menos educadas de responder alguien q te insulta y te mira con tanto desprecio. Hay veces q es insoportable, yo he tenido q decir a varias personas “Sí, deja de contar, son todos míos y son 7” cambian la cara… Me encantó el artículo.
    Una persona q aborta puede ocultarlo y nadie le dirá nada pero yo y mis hijos tenemos el mismo derecho y no puedo esconderlos.. Respecto a lo de los recursos naturales, q tontería, ya me cuentas cuando la próxima generación entre la q estarán mis hijos, paguen tu pensión jeje

  41. jfcalderero dijo:

    Coincido con Astérix en que ¡Están locos estos romanos!
    O sea que:
    – ¿Tener hijos es un problema? ¿¿¿??? Da toda la impresión de que el problema GRAVE que tenemos, tanto económico como social, ecológico, moral, humano es justo por lo contrario, por la pirámide social invertida. Y POR LA TERRIBLE Y ANGUSTIOSA SOLEDAD EN LA QUE DESGRACIADAMENTE VIVEN MUCHAS MUCHAS MUCHAS PERSONAS.
    – ¿Tener hijos es un gasto? ¿¿¿??? No es cierto; es una inversión. Una de las mejores inversiones que uno puede hacer en su vida, pensando en el bien propio, en el de la pareja, en el del resto de la familia y en el de la sociedad. Aunque no es lo más importante ni lo primordial de la vida, también es “rentable” económicamente.
    – ¿Tener hijos te quita tiempo? ¿¿¿??? Yo tengo 10 hijos, 22 nietos (la mayor de 12 años) y una familia directa extensa de 40 personas y sigo disfrutando y enriqueciéndome con cada una de las 168 horas semanales de las que, como todo “hijo de vecino”, dispongo.
    – ¿Aspirar a la plenitud humana es solo para los creyentes? ¿¿¿??? ¡A ver si es que va a ser mejor el individualismo y la autocontemplación del propio ombligo!
    A lo largo de estos 44 años de feliz matrimonio he oído algunas impertinencias como las que citáis pero han ganado por abrumadora goleada los comentarios elogiosos, admirativos y… un puntito envidiosejos. A mucha gente de mi edad que apenas tiene nietos se le van los ojos detrás de la sonrisa de un niño.
    ¡HAY MUCHO QUE TRABAJAR PARA REVERTIR ESTOS ESTÚPIDOS CRITERIOS SOCIALES QUE ESTÁN PERJUDICANDO A LA HUMANIDAD Y A LA NATURALEZA.
    Y, por cierto, recomiendo a los que aún no hayáis leído; http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20160319_amoris-laetitia.html que lo hagáis, la difundáis y que cada uno hagamos lo que esté en nuestra mano, que es mucho, para que esos criterios sean los que apliquemos en nuestras vidas.
    Saludos cordiales a todos.
    A vuestra disposición en @JFCalderero

  42. cada uno puede vivir su vida como les de la gana alla uds, pero tambien los que creemos en dios tenemos el derecho de difundir nuestra creencia y tratar de influenciar en la sociedad asi como que los que no creen tienen el mismo derecho

  43. AC dijo:

    Estoy embarazada de mi 5to hijo, tengo 30 años, a penas tengo 10 semanas y he recibido toda clase de comentarios desde “clarooo ya entiendo como tu eres de opus es que tienes tantos hijos, es que ustedes no se ligan no?” Como realmente “ustedes ya son marginales, de rancho” (en mi país rancho son casas populares donde vive la gente más humilde y con menos recursos económicos que por lo general tienen muchos hijos). El último comentario que recibí fue de una mujer que me dijo “yo no se que cara poner cuando alguien me dice que esta embarazada me dan ganas de darle el pésame, que horrible con todos los problemas de abastecimiento que hay en nuestro país, sin pañales, sin leche, etc”, reconozco que no me atrevi a decirle que yo estaba embarazada, ya lo sabrá. En fin la presión social es muy dura, incluso familiar, hemos perdido el habla de familiares cercanos por haber decido con libertad propia él tener una familia numerosa, porque como dice mi esposo “yo no soy del Opus, ni he tenido hijos porque me han movido motivos religiosos, desde el día que me case he querido una familia grande”, a mi me han movido los mismo motivos humanos pero también los sobrenaturales, cada día me convenzo de que Dios ha puesto en nosotros una gran confianza al darnos el regalo de la familia que tenemos y por eso me da una gran paz el saber que no estamos solos y que contamos con toda su ayuda. Gracias por el artículo porque realmente me hizo el día.

  44. Laura dijo:

    mis padres tuvieron 11 hijos. Tengo que aguantarme preguntas tan insolentes. Pero la verdad es que los quiero tanto a mis padres como a mis hermanos que en mi vida podré darles las gracias por la familia que me dieron. Mi padre falleció muy joven y tal vez por eso puedo valorar más aún todo lo que significó para sus cuatro mujeres y sus siete varones. Gracias a todos los que se animan a vivir la vida con pasión como la tuvieron mis padres. Sepan que harán felices, muy felices a sus hijos!

  45. Ana Maria dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo en que es una impertinencia preguntar estas cosas y he tenido esta conversación con más gente, yo además que provengo también de una familia numerosa de 6 hermanos. Ahora bien, impertinencia también la tuya referirte a todo un país, EEUU, en esos términos. No sé si has estado, vivido allí y si es así donde, pero yo tengo familia americana (y española) y tu comentario condescendiente e ignorante de que no andan sobrados de cultura te lo podrías haber ahorrado. Mi parte americana de familia no anda carente de cultura ni tampoco los múltiples amigos y conocidos que allí tengo y que viven en varios estados. Tú te quedas perplejo de que la gente te juzgue, a ti, a tu mujer y a tu familia pero luego vas y sueltas esta perla juzgando a la ligera a un país de más de 350 millones de perdonas, entre las que están familiares míos. Que prepotencia y osadía la tuya. Qué hay gente falta de cultura en EEUU? Pues como la hay en España, Alemania o Sebastopol.

  46. Ana Maria dijo:

    Y encima vas y no publicas el comentario. Tolerancia y respeto los demás para contigo y tu mujer pero tú hacia los otros poco, no?

    • Ana María, tranquila. Claro que publico todos los comentarios, pero no estoy pendiente del blog a cada minuto del día. Dame tiempo a hacer otras cosas en mi vida. Muchas gracias por tu comentario. Si he vivivido y vivo en Estados Unidos. Muchísimas gracias por tus comentarios.

  47. Arturo Cambrils dijo:

    Mal artículo. Qué poquita comprensión con la gente y sus miedos. Esa arrogancia no mola. Y si habría, ensaladilla.

  48. Mailen dijo:

    No solo los que tienen esta fe de la que hablais tienen hijos, conozco familias con mas de 3 hijos y sin tener una buena situacion economica que tambien tienen una gran familia…a que grupo pertenecen entonces? Porque los tienen? Incluso es tenerlos sin pensar lo que piensan los catolicos que es una decision que no esta influenciada por la iglesia, que no esperan ser recompensados despues de muertos….y su entrega y sacrificio yo diria que incluso es superior , pues no cuentan con el apoyo del grupo catolico al que pertenecen. Me gustaria saber si no fueran creyentes muchos no tendrian tantos hijos…..pues que pena pensar que Dios contara nuestros hijos….yo creo que es mucho mas grande que todo esto y valorara otras cosas … porque hay personas que han decidido no tener hijos o solo 1 o 2 que merecen el cielo y otros cargados de hijos que no se yo si tambien se lo merecen…..por lo menos a simple vista!!!!

  49. Esteban dijo:

    Y tener un solo hijo.. Es reflejo de poca entrega? No será una bata muy humana la Dr medir la entrega por la cantidad de hijos? Yo que soy católico siento más rechazo de los católicos extremistas al decir dos hijos q de los demás.

    • jfcalderero dijo:

      No creo EN ABSOLUTO que la “entrega” se pueda medir por el número de hijos; por cierto, no creo que se pueda, NI SE DEBA, medir.
      Hay quien tiene un solo hijo o ninguno y es una persona ejemplar, admirable y quizá trabajando con ahínco por ser santa.
      Y hay quien tiene una “camada” de churumbeles fruto, no del amor, sino de la irresponsabilidad.
      También hay, obviamente, estériles egoístas y prolíficos “santos”.
      ¡Qué aficionados somos a etiquetar!
      Si dejásemos de engancharnos en disensiones estériles y trabajásemos EN SERIO por un mundo más humano (COMPRENSIVO Y ACOGEDOR), me parece a mí que Dios estaría mucho más contento que cuando nos dedicamos a proclamar lo buenos que somos… los de mi “capillita”, of course!
      Nunca entenderé por qué algunos para proclamar lo bueno ridiculizan, u ofenden, a otros.
      ¿Qué tiene de malo que a una persona con muchos hijos le pregunten si es del Opus? ¿Por hay que pensar que necesariamente lo dice en mal plan?

      • Absolutamente de acuerdo contigo: no se puede medir la entrega, y por tanto pretender que el número de hijos sea un criterio es absurdo. Esa es la base del artículo.
        Respondiendo a tu última pregunta – la última, insisto – “¿no serás del Opus?” no tiene porqué ser una pregunta en mal plan, ni mucho menos. Para poder llegar a esa conclusión es necesario analizar el tono de voz y las facciones / lenguaje corporal de la persona según formula la pregunta. Estos datos no fueron aportados en el artículo por la dificultad para hacerlo y porque hubieran sido irrelevantes. Te pido que confíes en mi palabra (y en la de mi mujer). En el episodio reflejado en el artículo la pregunta no mostraba un genuino interés por su vida espiritual. Me han hecho esa misma pregunta en varias ocasiones y creo que siempre he sido capaz de discernir cuándo es una pregunta retórica, dirigida a confirmar una serie de prejuicios basados en un conocimiento previo muy concreto y cuándo me han preguntado con el fin de abrir una conversación que ahondara en el tema. Espero haberte respondido.

      • jfcalderero dijo:

        OK. Gracias.

  50. Monica Chang dijo:

    Excelente artículo!!! Gracias por su claridad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s