La nota de selectividad

“Jaime ha logrado una nota media de 8,6 en bachillerato, no puede entrar en medicina”.

¿Cuántas veces ha oído que los chicos de 17 años no saben qué hacer con sus vidas?. “Son demasiado inmaduros”.

Naturalmente todo parte de un error. La generalización. Hay muchos chicos que con 17 años no saben qué carrera estudiar – lo que sí saben es que DEBEN estudiar una carrera, ¡y que no se les ocurra decir otra cosa! -. Cuando yo tenía esa edad el que no sabía qué estudiar se metía en derecho. Hoy creo que hacen ADE (administración y dirección de empresas). Hay chavales de 17 años que tienen claro a qué se quieren dedicar profesionalmente. Jaime quiere ser cirujano.

Lo cierto es que de poco importa tener o no vocación. Por muy fuerte que sea. La vocación no importa, importa la nota que saques en bachillerato. ¡Y que los días de selectividad no te traicionen los nervios!.

¿Predice la nota de bachillerato el éxito profesional?. No lo sé, pero lo dudo.

¿Predice la vocación el éxito profesional?. No lo sé, pero lo intuyo.

¿Qué profesional prefiere que le atienda, aquel que entró por nota o aquel que entró por pura vocación? Y naturalmente no es incompatible. Se puede sacar una magnífica nota y tener una clara vocación. Pero también se puede lo contrario.

Llevo meses pidiendo a los profesores y responsables de bachillerato de los diferentes colegios e institutos que otorguen a sus alumnos un sobresaliente generalizado. Es la única forma de que en este sistema la selección de estudios sea por vocación y no por puntuación.

“Es que entonces se llenarían las facultades de alumnos”. Ese argumento no me vale para justificar y mantener un sistema tan flagrantemente injusto.

Mi nota media de bachillerato fue un cinco con algo (estudié 3º de B.U.P. y C.O.U en Estados Unidos, eso me permitió alcanzar tan alta nota). En la selectividad saqué un 4,5 – aprobado. En mi hoja de elección de universidad sólo incluí una carrera: psicología. La universidad me daba igual.

Cuando dije en casa que quería estudiar psicología me sometieron a un consejo de guerra. Mi madre y seis de mis hermanos intentaron convencerme de mi error. No les faltaban argumentos. España es el país con más psicólogos por habitante y en aquella época, 1986, las listas del paro eran eternas. Yo sólo tenía un argumento: “A mi nunca me faltará el trabajo porque yo seré el mejor”.

Acerté en lo primero y me equivoqué en lo segundo. Nunca me ha faltado el trabajo como psicólogo, aunque nunca he llegado a ser el mejor. Pero nunca he dejado de intentarlo. Eso ha sido suficiente para tener trabajo.

Un sistema que filtra las vocaciones – las pocas vocaciones que hay al terminar bachillerato – por nota es un sistema infecto.

Este mal sistema hace recaer toda la responsabilidad de que un chico pueda o no desarrollar su vocación sobre el colegio y por tanto sobre sus profesores. Pues si el problema es el sistema, no se amilanen, den siempre sobresaliente.

¿Qué es lo peor que puede ocurrir?. Si un chico entra en una carrera universitaria para la que no está capacitado, tendrá que replantear su futuro en un curso escolar, máximo dos. Si por el contrario un chico entra en la carrera universitaria para la que tiene vocación, verán como es capaz de esforzarse hasta lograr aprender todo lo necesario para  aprobar. Probablemente incluso con nota.

Si un chaval NO puede cursar la carrera para la que tiene vocación, auténtica vocación, porque “no le da la nota”, sin duda se reconducirá, pero no por ello podremos negar que el sistema le ha frustrado.

Quizás este artículo sea demagógico. Eso júzguenlo ustedes.

Jaime quiere ser cirujano. Es un tipo brillante y con vocación, pero el sistema le ha dejado fuera. Eso explíquenselo ustedes. Quizás él lo entienda. Yo no.

Esta entrada fue publicada en Colegio, enseñanza, Reforma educativa. Guarda el enlace permanente.

95 respuestas a La nota de selectividad

  1. Jaimenuncaserámedico dijo:

    El mayor problema de esta sociedad hoy en día es que queremos todo en la palma de la mano en bandeja de plata y cuando tú quieras! Demagogia barata es la que leo yo aquí. Soy estudiante de medicina y tengo vocación. En mi selectividad saqué un 8 sobre 14 y aquí estoy, haciendo medicina. El hecho de que el sistema falle es que creemos que solo existe un sistema, y hoy en día, existe más de una manera de hacer lo que uno quiere, y el sistema más importante se llama: intención, lo que a la mayoría de los jóvenes les falta.
    Y no, no estudio en la privada. Si tienen intención, buscas hasta la más remota manera de acceder y de conseguir lo que quieres.
    Enhorabuena a toda esa gente que tenga la intención de ser cirujano, como yo, y no a la que solo le gusta como suena.
    Así va el país, buscando excusas para todo y de todo.

  2. CR7MD dijo:

    Este artículo me parece una espectacular tontería. Tengo 20 años y estudio 3º de Medicina. En su momento saqué un 12,634. Considero que sí que tenía vocación en mi carrera, pero la vocación no es lo único que se necesita para entrar. Si hay más gente queriendo entrar en la misma carrera tendremos que seleccionar de alguna manera a los mejores, y como tú dices, el que tiene vocación, lucha por lo que quiere, así que según eso, todos los vocacionistas acabarían entrando, porque sacarían mejores notas que los “no vocacionistas” ¿no?. El “problema” es que hay mucha gente que quiere entrar en la carrera, eso hace que la nota de corte sea tan alta, según la ley de oferta-demanda. Además, otra cosa que me chirría del artículo es que la gente con vocación debería tener preferencia sobre los que no la tienen. Es absurdo. Obviamente para estudiar una carrera, especialmente Medicina lo ideal sería tener vocación, pero eso no quiere decir que no debamos ofrecer las mismas oportunidades a quienes estudian esa carrera con una única perspectiva de futuro laboral (“sin vocación”), o a quienes la quieren estudiar porque les sale de los h****. Una vez completen la carrera, en este caso los médicos, tendrán todos un nivel MÍNIMO igual. Pues claro que el vocacional probablemente llegue más lejos y sea mejor médico; pero los demás aunque ciertamente no quieran aspirar a ser mejores, tampoco son incomptetentes (en la mayor parte de los casos). La solución no es poner un 10 a todo el mundo, porque así ¿como sabremos quienes son los que tienen un nivel mínimo para la universidad y quienes no? Como en todo, ademas de vocación hace falta trabajo. ¿Que prefeiríais, un médico con buena nota sin vocación, o un médico con vocación al que le pusieron sobresaliente en todas las asignaturas por su extrema vocación, sin valorar sus conocimientos?

  3. Pilar dijo:

    Si a todos nos pusieran un sobresaliente nadie se esforzaria para sacar una buena nota. A mi tambien me dejaron fuera por no tener la nota pero, como usted bien ha dicho, me esforze, no hasta lograr aprender lo que me gusta, eso no es tan dificil, sino hasta lograr entrar en la carrera universitaria que realmente es mi vocacion. No todo en la vida es tan facil de conseguir, pero todo esfuerzo tiene su recompensa.

  4. Daniel dijo:

    Tienes toda la razón del mundo, pero eso no lo puedes poner público, solo asín conseguiras undir a los alumnos de batx que ya suficiente tienen con aguantar este sistema, si tu objetivo es no lucrarte de este post, lo suyo seria borrar-lo i pasar-lo a los profesores e consejeros de educación. Gracias de parte de un estudiante recién salido de Batx

  5. Rocio dijo:

    Personalmente coincido en ciertos aspectos. Conozco a varias personas que en selectividad consiguieron notas impresionantes y que a pesar de tener otras aspiraciones profesionales en el momento de presentarse, tras las notas consideraron que ya que tenían la nota, iban a acceder a medicina. Solo por el hecho de tener la nota necesaria.
    Actualmente yo estudio enfermería y debo decir que además de la formación, muchas de las cosas que aprendes son eminentemente prácticas, puedes saberte de pé a pá un tema y luego no ser capaz de pinchar una vía, o no soportar la sangre. Hay que ser un poquito consciente cuando eliges carrera de a qué te vas a enfrentar.
    Dicho esto, los bachilleratos no te preparan realmente para lo que vas a hacer y las únicas nociones que tienes de lo que vas a ver en carrera las obtienes a partir de gente que ya lo ha estudiado o te han contado. Hay carreras que mucha gente ni sabe que existen y que les podrían encantar. Considero que eso es una gran deficiencia en nuestro sistema.
    Otra deficiencia importante es la forma de evaluación. Durante primero de bachillerato tienes asignaturas como educación física. Aunque mis notas en esa asignatura no eran del todo malas (7), había gente que sacaba notas más bajas y que le bajaban la media bastante. No me parece lógico que en base a mis capacidades físicas me bajen la nota.
    Y deberíamos poder escoger que asignaturas cursar en base a lo que quieras estudiar. Para cultura general se supone que pasamos cuatro años de ESO, que a nadie se le olvide. Si cuando terminas la ESO necesitas más cultura general es que algo está fallando.

  6. sara7k12 dijo:

    Tontería. Lo de la nota de corte es necesario ante la falta de plazas debido a la gran demanda de algunas carreras. Yo la cagué en selectividad. Aún teniendo buena nota media de bachillerato, me salió mal uno de los exámenes para subir esos 4 puntos de nota adicionales, saqué un 4 que me contó como un cero (si no sacas más de un 5 no te suben la nota), aún teniendo sobresaliente en esa asignatura en bachillerato. No llegué a la nota de corte de la carrera que llevaba queriendo hacer desde 2º de la ESO. ¿Fue una putada? Sí. Pero así es la vida, a veces la lías en el peor momento.

  7. msleiva dijo:

    Conozco un caso de un chaval que no se sacaba ni la eso x 2 profesores.. Lo dejo..se apuntó al nocturno.. Y se la sacó con la más alta nota. Decidió no pasar por bachiller.. Cansado de todo y cn vocación.. Se preparó en un mes la prueba de acceso a grado superior de teleco . la aprobó y estudio teleco . nota media d teleco 9.3 decidió sacarse otro módulo superior por convalidaciones y se sacó electrónica industrial o algo así. Nota media 9. Después fue ala universidad y le convalidaron unas asignaturas y en pocos años se sacó la carrera de telecomunicaciones . nota media 8. Con su perfil encontró trabajo enseguida.. Hay muchos casos como este en España… Dsd la Eso se debería poder encaminar tu futuro.. Mi opinión personal: este sistema de estudiar cosas que al día siguiente cambian.. Es una sociedad de borregos. No quieren pensadores. No quieren mentes que desarrollen su vocación a temprana edad.. No interesa…

  8. Eresuniluso dijo:

    Efectivamente, demagogia es lo que es este artículo. ¿Si prefiero que me atienda el que entró por nota o el que tiene vocación pero saca un 5 raspado? Prefiero al que me cure mejor, me da igual la vocación que haya tenido. Y ah de nosotros con la idea del sobresaliente general. Así solo se conseguiría que no de un palo al agua ni dios.

  9. The Invisible dijo:

    Me parece un punto de vista absurdo y acertado. No creo que la solución sea poner sobresalientes a diestro y siniestro sino quizá, educar desde el colegio no como iguales sino como diferentes que somos. Soy estudiante de derecho y es frustrante cómo es verte día a día rodeada de gente que quiere el título para que éste se traduzaca en dinero, cómo se queja de ir a clase, se queja de que nos den más información de la cuenta, etc. Solo les interesa aprobar con o sin nota y seguir en el camino de mierda que llevan trazado. Para mi, como estudiante de letras que soy, la palabra es y siempre ha sido una de las mayores fuentes del conocimiento como para otros lo será el número y esta falta de voluntad, este desidio que han adquirido los profesores por no poner sobre la mesa temas sociales o divagar un poco es realmente triste. Hoy en día la universidad atiende a la demanda de súbditos del sistema que obliga a estudiar más de una carrera y hacer cuantos máster haya de la misma. Por eso y concluyo en mi humilde opinión falta motivación y ésta va a la par con enseñar qué hace y a qué verdaderamente se enfrenta una persona cuando decide estudiar algo, en derecho prepárate para usar gafas y que 200 folios en dos horas te parezcan poco trabajo.

  10. Estefania R.M. dijo:

    Hola a todos,
    Por empezar, muchas gracias al autor de este artículo por publicar su opinión. Te doy toda la razón. Hoy en día una simple nota decide si vas a poder estudiar la carrera de tus sueños o si sólo vas a poder hacer un técnico de la rama. Pongo como ejemplo mi caso. Tengo 18 años, ya desde pequeña sabía que quiero ser doctora algún día y que uno necesita muy buenas notas para entrar a la Uni. Por eso me esforcé durante años por sacar las mejores notas. Tan mala no era yo ya que tenía una media de 8,8 de 10 en el primer año de la ESO. ¿Y que pasó? Pues la crisis. Tuve que inmigrar a Alemania con mi familia a los trece años sin saber ni siquiera el alfabeto alemán. Mi destino cambió completamente. De ser la mejor de la clase, paso a ser casi una analfabeta. Pero yo seguía con la ilusión de ser una doctora en el futuro. Así que me puse manos a la obra. Se podría decir que la vocación hace milagros. He conseguido pasar todos los cursos de la ESO, no con las mejores notas, pero por los pelos pasado. Ahora me falta un año para acabar mi Batxi. Mis notas son de supervivencia, siempre con las notas justas para pasar el semestre. Cuando acabe mi batxillerato, no voy a tener la media de 1,1 que necesito. Pero sigo pensando que voy a ser doctora en el futuro. ¿Qué voy a hacer? Pues simplemente intentar conseguir mi Batxi. Como por ahí se dice: la casa no se empieza por el tejado, así que voy a empezar haciendo un técnico de enfermería, luego otro de asistente de médico y poquito a poco voy a ir subiendo escalones hasta que al final logre ser médico. No sé cómo es en otros países, pero aquí en Alemania después de 12 semestres sin haber hecho carrera entras directamente en la carrera de medicina.
    Con todo esto solo quiero decir, que una simple nota decide lo que vas a estudiar en un futuro, pero que si no consigues la nota esperada, no te desanimes. Si le pones empeño, nada es imposible.
    Animo!

  11. Dejémonos de demagogias. El sistema de selectividad se usa porque es el más fiable a la hora de reconocer las aptitudes y capacidades del alumno.
    Este artículo es muy bonito y tal, pero no deja de ser una tontería detrás de otra. Si alguien conoce un sistema mejor que este, por favor, que lo diga. Estamos deseando escucharlo. Mientras tanto, es la única prueba verdaderamente objetiva de acceso a la universidad.
    El problema de todo esto es que escribís artículos que la gente se cree y generáis vagas ilusiones de un sistema injusto. Nada más lejos de la realidad. Así que os pido un favor: dejad de decir tonterías. Bienvenidos al mundo real.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s