Hemisferio derecho, hemisferio izquierdo.

La mayor parte de las personas, entre el 70 y el 80% de la población, implica en mayor o menor medida ambos hemisferios cerebrales al procesar la información. Utiliza, según el tipo de información que sea presentada (números o dibujos, palabras o caras) un hemisferio u otro, el que mejor se adapte a ese tipo de información.

Un pequeño porcentaje, entre el 10% y el 15% utilizan predominantemente, casi de manera exclusiva el hemisferio izquierdo. De niños suelen ser considerados brillantes: entienden a la primera las explicaciones del profesor, son metódicos, racionales, manejan magníficamente bien las abstracciones y por tanto las matemáticas y la gramática son “tiradas” para ellos. Son el sueño del sistema de enseñanza en España, aunque no suelen dibujar bien y el arte les importa bien poco. Pero eso qué más da, “de eso no se vive”.

También hay aproximadamente entre el 10% y el 15% hacen un procesamiento de la información prácticamente de manera exclusiva con el hemisferio derecho, son mucho más imaginativos (de imagen) que verbales y por tanto manejan bien las variables espaciales, son concretos (+ es una cruz), manejan mal las variables temporales y por tanto le dan poca importancia al “cuando”, son enormemente intuitivos y poco racionales (pueden solucionar una gran dificultad, pero no sabe explicarte cómo -”simplemente es así”). Las abstracciones les suenan a chino (“¿A al cuadrado?”, “¿artículo indeterminado?”). Suelen tener respuestas creativas, que quizás no siempre sean apropiadas ni bien acogidas. Pero se les da muy bien pintar. Ahora, si el profesor se enrolla en una explicación … sencillamente desconectan.

Estos niños, alrededor de los cinco o seis años no han activado en absoluto el procesamiento analítico que caracteriza al hemisferio izquierdo – lo cual no es nada preocupante – y por tanto les cuesta mucho recordar los nombres de las letras, no digamos ya los fonemas (cómo suena cada letra), pero aprenden magníficamente bien las palabras completas.

Hecha esta pequeña introducción llego a lo que motiva esta entrada: estoy HARTO, completamente HARTO de que me envíen a consulta, como si tuvieran un problema, niños cuya única particularidad es que son HEMISFERIOS DERECHOS con piernas.

Nunca he tenido en consulta un niño por el mero hecho de que procese toda la información con el hemisferio izquierdo. El sistema de enseñanza querría que todos fueran así.

Pero los niños de hemisferio derecho son enormemente inteligentes, creativos, capaces y, retadores, pero NO procesan la información como el sistema escolar exige. Muchos de ellos son diagnosticados de padecer el trastorno por déficit de atención. Es cierto que son pocos. Ya he dicho que aproximadamente el 10/15% de la población, pero mientras sigamos señalándoles a ellos como los que deben cambiar NO vamos a solucionar el problema y vamos a seguir haciéndoles sentir frustrados y en algunos casos, medicados.

El sistema de enseñanza en España está absolutamente descompensado hacia el procesamiento con el hemisferio izquierdo. La enseñanza en España NO está diseñada para desarrollar personas completas, bien equilibradas. Me repito: “está DESCOMPENSADO”.

Es un problema ya que “el mundo real”, “el mundo de los mayores”, requiere personas que sean capaces de utilizar mucho mejor el hemisferio derecho: necesita personas que sean capaces de encontrar soluciones creativas, que puedan ponerse en el lugar del otro (del cliente potencial) más allá de meras lógicas, y la era digital va a requerir cada vez más pensamiento del hemisferio derecho.

Pero mientras sigamos pensando que se requiere mayor inteligencia para resolver una ecuación que para tocar un instrumento, que conocer la gramática de un idioma es equivalente a ser bilingüe y que el teatro es una pérdida de tiempo, seguiremos desarrollando hemipléjicos mentales. (Por cierto, cuando me subo a un estrado a hacer una de mis funciones de teatro – conferencias les llaman – gano en una hora lo mismo que tras vender 500 de mis libros (aproximadamente lo que vendo en año y medio). John Taylor Gatto tenía razón: se paga mejor a los charlatanes que a los escritores.

Podemos culpar “al sistema”, pero como yo proceso casi toda la información con mi hemisferio derecho me veo obligado a ser más concreto: el problema está en la dirección de los centros escolares que siguen mirando al número de aprobados en selectividad como EL CRITERIO de su “excelencia académica”.

Repetir sexto de primaria (de E.G.B. se llamaba), suspender no menos de 5 asignaturas en cada evaluación en séptimo y octavo, y responder lo mejor que pude a un test de inteligencia (es decir, bastante pobremente) permitió que el psicólogo del colegio concluyera que yo nunca podría cursar una carrera. Yo era la antítesis de lo que hoy llaman “excelencia académica”. Gracias a Dios ni mi madre ni yo hicimos caso y concluí psicología con un notable y todo lo demás sobresalientes (en 4º y 5º).

Recientemente una magnífica madre, cabeza de una magnífica familia, que ha emigrado a Irlanda con el fin de ampliar horizontes en la enseñanza de sus hijos me contaba que allí a partir de secundaria hay colegios “académicos” (de hemisferio izquierdo) y colegios “no académicos” (de hemisferio derecho). Aquí no podemos esperar tanta amplitud mental. Una vez más en España el peso recae completamente sobre cada profesor, que debe hacerse consciente de:

a) qué tipo de procesamiento de la información hace él.

b) cómo enseña la información a sus alumnos.

c) qué alumnos hay en su aula con un procesamiento de la información característicamente del hemisferio derecho.

d) cómo puede presentar la información para esos alumnos (lo que enriquecerá enormemente al conjunto de la clase).

e) cómo demandar información a esos alumnos. NO puede esperar resultados significativos y reales de la capacidad y conocimiento de un alumno si hace los exámenes exactamente igual para todos. Tratar como si fuera igual lo que es distinto no es justo, es erróneo.

Lamento poner (más) peso sobre la ingente labor de los profesores, pero son ellos los únicos que realmente pueden hacer el cambio y, por lo que me cuentan, son los que leen este blog. Los directores de colegio, jefes de estudio y otros cargos rimbombantes están haciendo cosas importantes, no tienen tiempo para leer esas tonterías que se escriben en internet.

Esta entrada fue publicada en Colegio, enseñanza y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

39 respuestas a Hemisferio derecho, hemisferio izquierdo.

  1. ALETI dijo:

    ¡¡¡¡¡¡OLE!!!!!

    • Nunca pensé que un comentario tan taurino viniera de una persona tan futolística. Gracias Javier por tu OLÉ. Nacho.

    • melania dijo:

      Érase una vez un hemisferio bien hallado, un abrazo bien dado, erase una vez un niño, y otro distinto y otro y otro…. gracias Nacho, gracias profe, a tu atrevido y creativo hemisferio derecho y al magnifico lenguaje de tu hemisferio izquierdo con el que tanto estamos aprendiendo… Este artículo es la caña

  2. miriam dijo:

    totalmente de acuerdo con lo expuesto. creo que es importante saber que no sólo hay un tipo de inteligencia, sino múltiples y que cada uno de nosotros destaca más en unas que en otras. así que la enseñanza iría mejor encaminada si se dedicara a fomentar aquellas inteligencias que destacan en cada niño en lugar de obligarles a “entrar por el aro” de lo que se supone que tienen que conseguir. en esta vida tiene que haber grandes matemáticos, filósofos, historiadores, físicos… pero también grandes actores, mecánicos, deportistas, músicos….

  3. Mónica dijo:

    Me ha encantado. Has sido muy claro. Sólo puedo decir que ¡¡¡VIVA EL HEMISFERIO DERECHO!!!!

    • Me alegra mucho que te haya gustado. Sobre todo viniendo de una persona con tantas virtudes de ambos hemisferios: pasional y a la vez constante. Creativa y a la vez con grandes dotes de organización. Gracias por tu comentario. Nacho.

  4. Estimado Nacho, simplemente excelente tu artículo. Ya escuché una vez a alguien que decía que la escuela es de izquierdas (desde el punto de vista neurológico).
    Trabajo como orientador en un colegio y voy a romper una lanza en favor de los profes: de verdad que hacen mucho, muchísimo… casi a escondidas. Ellos no pueden hacer el cambio. Existen muchos centros (desde hace años, no es culpa de la crisis) en el que la máxima prioridad es que las actas de las reuniones están como manda la administración. Y en la administración educativa, hace muchos años que hay muchos analfabetos que esto que tú estás explicando… simplemente no tienen comprensión lectora para entenderlo.
    Yo no cargaría las tintas en los profes: a ellos les debemos que estemos en la “3ª división” de los sistemas educativos y no en la “regional preferente”. Es mi opinión, felicidades de nuevo

    • Muchas gracias Jesús por tus palabras. Espero no haber cargado las tintas con los profes, que son el “pin, pan, pun”, que todo el mundo ataca al hablar de enseñanza. Nuestros hijos están en sus manos y son ellos los que realmente pueden hacer que las cosas funcionen, pero como tu mismo dices, y me produce una profunda pena “casi a escondidas”. Un abrazo, Nacho.

  5. Interesantísima reflexión.
    Comprendo perfectamente tu “cabreo” al considerar estos temas, yo también lo siento…
    Hay demasiadas cosas por hacer para mejorar nuestro sistema educativo y para informar a los profesionales que trabajan con niños sobre cómo se desarrollan y aprenden éstos. Habría que empezar por cambiar la formación que se nos da a los maestros porque sólo tratando esto en su raíz podremos conseguir que todos los niños tengan la oportunidad que se merecen en la escuela.
    Gracias por este artículo.
    Rosina

  6. Mª Jose dijo:

    ¡Me encanta el artículo! Es la cruda realidad y ante eso no se puede decir nada. Pero nuestro sistema educativo, hace años que está obsoleto y las únicas reformas, que no han sido pocas en los últimos tiempos, han ido encaminadas a hacer cruces en los curriculums de los diferentes políticos, solo para decir que ellos hicieron reforma educativa, cuando en realidad, cualquiera que se molestase podía comprobar en los textos que eran el mismo perro con distinto collar. Conclusión, que en función de las maravillosas ideas que el de turno hubiese tenido en los centros nos machacaban con como estaban puestas las tablas en las programaciones, si en horizontal o vertical, por ejemplo, o en el modo mas oportuno de redactar un criterio de evaluación, si en infinitivo o no. Conclusión, que al final terminas abriendo la puerta de tu aula y dándote cuenta de que tus alumnos están ahí, tienen unas necesidades reales presentando unos papeles inútiles para tu trabajo ( y que conste que pienso que nuestras programaciones son nuestra guía) y sentándote al lado de tus chicos. Un segundo problema es el que comentabas, nuestra sociedad o nuestro país no recibe bien a los hemisferios derechos o cualquier trabajo encaminado a fomentarlo. No voy a contar aquí, por no extenderme, la cantidad de horas que se dedican en mi centro a actividades relacionadas con la expresión de los chicos en teatros, marionetas, música, pintura, para que al final veas con tus propios ojos que la reflexión final que hacen sus familias sea mira que guapo va mi niño ( eso después de haber tenido que estarles explicando que la oveja es tan necesaria en la obra como la princesa). Yo, maestra desde hace 13 o 14 años y lo suficientemente joven aún, quiero creer que algún día todo esto cambiará y podremos hacer otra escuela, mientras tanto y mientras nos queden fuerzas y ánimos, que cada vez es más difícil, lo haremos a escondidillas, como si fuésemos delincuentes por intentar normalizar. Un saludo y enhorabuena por tu artículo.

    • Muchas gracias Mª José. Estoy seguro de que sois los profesores los que podéis realmente hacer los cambios que el sistema necesita. Quizás hay que dejar de esperar que estos cambios nos los dicten desde arriba, y de que, con el tiempo, las normas tengan que incorporar lo que hace tiempo que ya hacíais. Múcho ánimo y adelante. Nacho.

  7. ceipazorin3r dijo:

    Gràcies per obrir-nos els ulls, al meu centre tenim la sort que s’està donant un canvi i aquest canvi està abanderat per l’equip directiu sobretot pel director. I tens tota la raó, a la meva classe són molt creatius i si no tinguerem altres mires molts alumnes estaríen passant-ho malament però gràcies al treball per projectes, al curs de mapes mentals…ells són els especialistes en trobar sol·lucions creatives pel que són molt admirats per la resta. I puc dir que tenim alumnes compensats.

  8. Marisa dijo:

    Totalmente de acuerdo con el artículo. El problema que veo yo también, es que muchos profesores, padres….se centran o ven más el fin que los medios, esto es una buena nota y si es en las asignaturas “importantes” pues mejor que mejor. La escuela tiene que dar un giro y tratar a cada niño según sus necesidades, según su desarrollo y según su evolución y no pretender crear rebaños de personas que sacan buenas notas, y los que no… que se queden por el camino

  9. Florencia dijo:

    Hola! Un gusto leer este articulo, ojala llegue a muchos, que cada uno desde el lugar que le toca podemos iniciar un cambio. Saludos

  10. Miguel Ángel dijo:

    Soy Jefe de Estudios en mi centro y además doy clases de Educación Física y en mi caso, sí, tengo tiempo a leer muchas de sus propuestas pedagógicas.
    Enhorabuena por mantenernos continuamente informados y al día. Gracias

  11. Mar dijo:

    Estupendas tus palabras, yo soy una de esas niñas “hemísferica derecha”, ahora con 41 años, mantengo la sensación de estar trastornada por una sociedad tan “exacta” que considera que mi creatividad es sólo un pasatiempo, y que la artesanía se llama manualidad, que la felicidad es conseguir cosas y memorizar, sin disfrutar por el camino, que encontrar soluciones varias para un mismo fin es fantasía, y que en definitiva me llamo alicia en el país de las maravillas. Sigo manteniendo la misma opinión que tú, vivo en un sistema ocupado en hacer cosas serias con actitudes serias, cuando nada mejor que ser los que visualizamos en imágenes viendo cómo quedará tal o cuál proyecto, aprendiendo del ensayo error, sin culpa, positivos, creativos y empáticos para dar solución a ese universo encarcelado en estereotipos.
    Quizás es una forma de mantenernos como borregos bien controlados, cada uno con un cartelito que diga que yo pertenezco a tal o cual grupo.
    Y si algo tenemos los hemisferios derechos es libertad, me siento afortunada, ya que si ese hemisferio no estuviera tan bien acondicionado, sería muy infeliz y trabajoso llevar con dignidad ser a “mi manera”.

  12. Sampa dijo:

    Simplemente fantástico.Yo mando al colegio un hemisferio derecho que pinta maravillosamente, que es un deportista nato, que le encanta y vive el Judo.
    como yo le digo, tranquilo hijo que en EEUU valorarán tu pasión por el deporte.
    ¡Ojala alguien con poder administrativo leyera este tipo de árticulos!

  13. Roxana dijo:

    Gracias por dejarlo tan claro, ahora solo queda esperar que este maravilloso artículo llegue a oídos de los profesores de este país,, algunos por no generalizar

  14. Patri dijo:

    Gracias por el articulo, soy madre de una niña con dificultades académicas, estoy de acuerdo contigo, empiezo a pensar que amén de los problemas de mi hija que los tiene, en clase se aburre, no sigue las instrucciones ni las explicaciones, pero en casa “JUGANDO” es capaz de seguir instrucciones, juega con números dice cual es mayor, etc., pero según su maestra no es capaz de hacerlo; a veces pienso que el problema de la educación en España, es que se exige que todos sean iguales, deberían partir todos de lo que llaman “EDUCACIÓN ESPECIAL”, ósea atención individualizada sería todo mas fácil

  15. Tomás dijo:

    No puedo dejar de leer el artículo con una sonrisa. Llevo un par de cursos leyendo todo lo que cae en mi mano al respecto de la gimnasia cerebral y esas cosas. En el centro coordino un seminario en el que intento aportar las conclusiones de lo que he leído y abrir debates…
    Intento formarme en el tema de una manera más sistemática, pero me encuentro con:
    1.- Tomadura de pelo, versión una universidad valenciana que me ha cobrado 120 € por un curso a distancia de 200 horas, sobre gimnasia cerebral y en 20 minutos, del primer día de recepción del material (un librito -sustancioso- de Docavo Alberti, ya quedó terminado… y
    2.- Cursos de Brain Gym fuera de mi ciudad, Zaragoza, que no puedo pagar.

    En consecuencia, me encuentro con muchas ganas, pero con pocos medios. ¿Donde puede uno formarse en estos temas, de manera seria? ¿Que experiencias de qué gente son interesantes? ¿Que foros ofrecen alternativas, abren líneas a seguir, ponen encima de la mesa sus experiencias?… No pido recetas concretas, pido pistas (mi hemisferio derecho, ya se encargará de…)
    Llevo 30 años de profesión, me encuentro maduro para dar de mi lo mejor, pero siento que me faltan recursos.
    Por cierto ¿quien firma este artículo?
    Gracias a todos los que nos facilitáis el camino.
    Tomás

    • Hola Tomás. Lamento no tener una respuesta fácil para alguien con tus inquietudes. Tienes razón cor respecto a la falta de seriedad en la formación en estos temas, lo que deriva en una pérdida de credibilidad. Siempre me he quejado de que la enseñanza y los tratamientos para las dificultades se imparten sin ningún requisito. He asistido a cursos de Reflejos primitivos, brain Gym, y otras técnicas donde había desde maestros, a enfermeras, biólogas, abogados, o directamente personas sin ninguna formación reglada. Me resulta profundamente molesto. Quizás, algún día, si el tiempo lo permite, me lanzaré al ruedo de realizar formación, pero eso sí, será exclusivamente para profesionales, bien de la enseñanza, de la pedagogía, de la psicopedagogía o de la psicología. Es fundamental la profesionalización de nuestro campo, y no pensar que cualquiera que haga un cursito ya puede ejercer. Lamento no poder darte más pistas. Nacho Calderón.

  16. Caribe1 dijo:

    ¿Y cómo lo arreglamos? Yo tengo en mi casa un hijo de cada hemisferio, un izquierdo total y un derecho total, ambos diagnosticados con altas capacidades, pero a los que el colegio falla en dar soluciones. Porque tampoco los “hemisferio izquierdo” reciben la respuesta que necesitan del colegio, pueden ser cerebrales, hachas en matemáticas y con las palabras, pero si odian escribir, la caligrafía les parece una chorrada y ellos prefieren pensar y darle vueltas a temas más interesantes que escribir los deberes repetitivos cada día, la fastidian igual que los que pasan de las las letras a los seis años y consideran los números como una abstracción rarísima, pero son capaces de discutirte el misterio de la Santísima Trinidad con esos mismos seis años.
    ¿Hay alguna solución para ellos en el sistema? Porque yo llevo años luchando con ello y sólo veo lo felices que son los niños desescolarizados por tener estas características. Pero si te tocan niños hiper sociales, tampoco te planteas sacarlos de un medio escolar convencional para enseñar en casa.

    • Hola Caribe1. Desgraciadamente no te puedo ofrecer una solución fácil. La solución pasa por encontrar sistemas de enseñanza que sean capaces de adaptarse a los alumnos, lo cual es casi un contrasentido con cómo se entiende la enseñanza en España, o con insistir en los colegios de que hay otras formas (mejores) de actuar. Gracias por tu comentario, Nacho Calderón.

      • Fernando dijo:

        ¿Y si estos 2 ó 3 alumnos hemisferios derechos puros que hay en cada clase fuesen reunidos 2 veces por semana para trabajar juntos su potencial artístico, mientras que los 2 ó 3 alumnos hemisferios izquierdos puros también lo fueran para discutir proyectos de ciencia y olimpiadas de matemática?

      • Gracias Fernando por tu mensaje. Creo que tu idea es magnífica. Ojala la lean en algunos colegios y la pongan en marcha. Un abrazo, Nacho Calderón.

  17. adoptivanet dijo:

    mmm… y no hay niños que usan los dos hemisferios a la vez?

    • Hola Adoptivanet. Lógicamente todos utilizamos ambos hemisferios a la vez, lo contrario es más propio de delfines en reposo. La distinción entre hemisferio derecho y hemisferio izquierdo es una simplificación, ya que nos deberíamos referir a “neocorteza derecha” o “neocorteza izquierda”, es decir, la capa más externa del sistema nervioso. En realidad el procesamiento de cualquier pieza de información implica varias áreas, en distintos niveles del sistema nervioso central, pero es cierto que la investigación sugiere que ciertos tipos de información son procesados “en última instancia”, valga la expresión, más por una neocorteza cerebral que por otra. Pero afortunadamente para respirar, sudar, bostezar, planificar, subir escaleras, etc., vivir en definitiva, usamos los dos hemisferios. Nacho Calderón.

  18. ruth dijo:

    Muy interesante el comentario,los profesores debemos aplicar estrategias adecuadas para estimular en los niños el desarrollo de amos hemisferios.Pero la pregunta es cada niño ya nace prederteminado a desarrollar un lado de su cerebro?…….

    • Hola Ruth, gracias por tu mensaje y por tu pregunta. No te puedo contestar con seguridad. He vistos niños de un marcado estilo de hemisferio derecho, cuyos padres también tenían claramente ese estilo, por lo que en tal caso sería difícil establecer si es predeterminación genética o aprendizaje de un estilo de familia. Por otro lado he visto padres que han desarrollado una vidas más características de hemisferio izquierdo (ambos ingenieros, muy organizados, muy verbales y matemáticos) pero que tienen un hijo en el extremo contrario, lo que indicaría una predisposición más congénita. Pero honestamente creo que sería necesaria mayor investigación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s