100% de aprobados en selectividad.

El año pasado asistí a una sesión informativa sobre los itinerarios académicos para el último curso de la enseñanza secundaria obligatoria (E.S.O.) y los dos cursos de bachillerato. Con tanto cambio legislativo hay que mantenerse informado.

El ponente parecía dominar la materia. Comenzó hablando de las diferentes opciones y, nada más empezar me sorprendió aprender que en bachillerato la elección limita o cierra las opciones de estudio universitario  – (ya debería saberlo de mis años mozos, pero al haber terminado mi escolarización en Estados Unidos, tuve el privilegio de no tener que escoger itinerario).

Me molestó la idea. Ciencias o letras – básicamente lo de siempre. Lo que elijas cierra puertas. Soy tan utópico que creo que el colegio sólo debería abrirlas, JAMÁS cerrarlas. Me comencé a sentir incómodo.

Proseguimos. El itinerario dirige hacia carreras de una rama o de otra. El alumno debe comenzar a elegir en 4º de la ESO, pero su elección en ese punto es reversible, puede cambiar de opinión en bachillerato. Menos mal. En bachillerato ya debe elegir con conocimiento de causa, ya que no hay vuelta a atrás.

Estamos hablando de que deben empezar a mirar hacia donde quieren pasar el resto de su vida. Ya tienen edad. Entre quince y dieciséis años. Me parece correcto, salvo por el hecho de que su elección delimitará a qué carrera podrán acceder.

“De todas formas”, dice el ponente, “no penséis que ya tienen una vocación. Las estadísticas indican que el 80% de los chicos no tienen una vocación definida al acabar el colegio; y en mi experiencia esa estadística se confirma plenamente”.

Lo dijo sin que le temblara la voz: “Al terminar el colegio el 80% de los chicos no tienen una vocación definida”.

¡¿Pero qué han hecho en el colegio en estos quince años?!.

¡¿Llenarles la cabeza de conocimientos?!

¿Para qué? ¡Ah sí!, para aprobar selectividad. Ese es el objetivo. Aprobar selectividad. Con la mejor nota posible para poder estudiar la carrera que quieras aunque no tengas vocación para ninguna.

¡Toma nísperos!

Hace años le pregunté a mi sobrino, estudiante de medicina en la Universidad de Navarra, probablemente la más cara de toda España, así que si vas allí no es por casualidad, sino porque lo has pensado muy bien y vas con las ideas muy claras: “¿Estáis todos por vocación, o también hay muchos alumnos que van por tradición familiar (padre o madre médico)?”

“¡Qué va!, la mayoría han elegido medicina porque consideran que es una carrera con prestigio social o porque se puede ganar mucho dinero. También hay hijos de médicos, pero los que tenemos vocación somos los menos”.

Se me cayó el alma a los pies.

Se supone que medicina es una carrera “vocacional” – a veces no sé si soy utópico, naïf, o simplemente idiota.

Yo pensé que el colegio estaba diseñado para prepararles para el futuro. ¿Pero para qué futuro?. ¿Cómo van a dirigir sus vidas hacia un futuro si no tienen vocación ninguna?.

Si la estadística fuera al revés podría entenderlo: “el 20% de los alumnos no tiene vocación al acabar el colegio”, pero es que no es el 20, ¡es el 80%.!

Entonces resuenan las palabras de John Taylor Gatto, elegido mejor profesor de la ciudad de Nueva York y del estado de Nueva York en 1991 y 1992, tras más de 25 años de experiencia en un colegio público de Harlem (por petición propia): el sistema de enseñanza está pervertido. Las víctimas son los alumnos, seguidas de los profesores que hacen todo lo que está en su mano por hacer algo significativo en las vidas de sus alumnos a pesar de la corrupción del sistema.

Han pasado más de 20 años desde que le oí y leí dichas palabras y apenas comienzo a asimilarlas.

El sistema de enseñanza está diseñado con un fin: lograr el máximo número de aprobados en selectividad.

¿Para qué?: para aparecer en las listas de los periódicos o en google como “colegio con 100% de aprobados”. Perpetuar el sistema. Aunque no sea el que deseamos. Aunque todos vayamos por ahí como pollos sin cabeza “el sistema educativo es un fracaso, el sistema educativo es un fracaso”. Pero está diseñado para perpetuarse porque consigue su objetivo: máximo número de aprobados en selectividad.

Con eso muchos padres, muchísimos padres, se sienten más que satisfechos.

A lo largo de estos años me he encontrado con decenas de padres que me han confirmado mi sospechas: ellos mismos o compañeros de clase que sufrieron fracaso escolar y para los que el colegio fue terrible han alcanzado cotas profesionales muy altas y satisfactorias, por el contrario compañeros brillantes academicamente no han llegado al nivel profesional que todo el mundo auguraba.

Son tantísimos los ejemplos que prefiero no citar ninguno.

Muchas veces he oído decir que hay una ruptura, un “gap” entre la universidad y el mundo laboral. ¿Y qué me dicen de la ruptura entre el colegio y la vida adulta? En este momento son universos absolutamente inconexos. Pero nos seguimos creyendo que si te va bien en el colegio llegarás lejos y si te va mal “acabarás de barrendero o de cajero en un supermercado”. (Por cierto, uno de los cajeros del Mercadona que está en mi calle es ingeniero técnico).

Vocación. Vocación. Vocación. Muestren a los niños que hay cientos de áreas a las que es apasionante dedicar la vida: a construir edificios, a escribir, a amaestrar perros, a intentar salvar vidas o acompañarles a la muerte con dignidad, a ENSEÑAR a los niños del futuro. Todo puede ser apasionante, pero hoy en día ¿quién les apasiona? ¿los famosos?.

“¿Para qué quiero aprender integrales?”; “¿De qué me sirve saber lo que es un complemento directo?”.

Llevo años diciéndoles a mis pacientes con dificultades de aprendizaje que saber esas cosas sirve. ¡Claro que sirve!. ¿Para qué? Para APROBAR. Solo para eso.

Cuando todo el sistema está diseñado para lograr el máximo porcentaje de aprobados en selectividad, pero la vocación queda al margen de la formación – y la muestra es la apabullante estadística – mi conclusión solo puede ser una:

El sistema de enseñanza es una estafa.

Estafa a los niños, diciéndoles que les preparamos para el futuro.

Estafa a los padres, afianzándoles en el error de que por tener un buen nivel académico tienes el pasaporte para un buen nivel de vida.

Estafa a los profesores, que les impide enseñar y formar en áreas realmente significativas, obligándoles a cubrir un curriculum tan abstracto y alejado de la vida que incluso si lo llegan a dominar sigue siendo inútil para su futuro. (Gracias John Taylor Gatto, perdón por haber tardado tanto en entenderle. Probablemente tenía que verlo con mis propios ojos).

¿Orientación profesional?. Les diré las tres acciones que la mayor parte de los colegios llevan a cabo en ese sentido:

1) Un cuestionario de más de 500 preguntas para que el joven diga lo que le gusta y lo que no. (como si no lo supiera antes de responderlo).

2) Un viaje al salón Aula o similar a exponerles a una sobrecarga de panfletos, guías y ofertas de todas las las universidades públicas y privadas en cuatro aceleradas horas.

3) Si obtienen buenas calificaciones, un machaque incesante para que estudien “ciencias” y puedan de ese modo acceder a una carrera con prestigio social o buenas posibilidades económicas (ingeniería, arquitectura o medicina). No vaya a ser que este chico tan inteligente le dé por apasionarse con la lengua y quiera estudiar filología clásica, o que se apasione con el ser humano y le dé por estudiar filosofía. ¡Ah! y por supuesto, con esas notas tan brillantes (y aunque no lo sean tanto) que no le dé por estudiar magisterio. No vamos a desperdiciar a alguien tan listo para que se convierta en un un simple maestro.

No se me ocurre profesión más elevada. Pero el colegio no está para lanzar a los jóvenes a profesiones elevadas, sino para que estudien “algo de lo que puedas vivir bien” aunque no tengas vocación – y ya sabemos que de profesor se vive … con humildad. El sistema de enseñanza está tan pervertido que se permite considerar que magisterio (la base misma del sistema) está diseñado para los que no tienen nota suficiente para estudiar otra carrera “más importante”.

Escolarizamos a los chicos 15 años y sólo consiguen tener una vocación el 20%. ¡Qué vergüenza! ¡Qué pena!.

Esta entrada fue publicada en Colegio, enseñanza, Reforma educativa. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 100% de aprobados en selectividad.

  1. Cuanto tiempo pensando lo mismo que tú, Nacho. ¿Y no tenemos alternativa? Mi hija, que empieza a dar muestras de apasionarle la cocina … ¿porque no se puede dedicar a ello? ¿Quién dice que no puede un día ser una gran chef? También hay escuelas para eso. Pero no es la universidad … y eso… ¡Qué desprestigio social! Ojala los padres tengamos la capacidad de descubrir su vocación y orientarles bien, ya que el el colegio no lo van a hacer.

    Y, por cierto … en Finlandia para ser profesor necesitas la nota más alta y ¡están mejor considerados que un ingeniero, médico o arquitecto! Son los mejor preparados y son la base de todo el sistema …

    Gracias Nacho, por recordarnos en este blog, que los padres tenemos que compensar las carencias de nuestro sistema de enseñanza. Aunque no sepamos cómo.

  2. A. Gémez dijo:

    Son tantos comentarios los que me sugieren tus pensamientos…
    Empezaré por aquí:
    Yo he estudiado dos licenciaturas; una “alimenticia” y otra “por vocación”. Bien, en mi paso por una de las más grandes e importantes universidades del país (pública) en una carrera de carácter “alimenticio” (veáse, donde tendrás opciones de tener trabajo “seguro”: a finales 90/principios 2000 es lo que se nos vendía, que había carreras con salidas y carreras sin salidas; lo demás importaba poco), fue demencial en muchos aspectos: una gran cantidad de alumnos estaban ahí como podían haber estado en cualquier otra facultad o incluso en su casa o asistiendo a un curso de inglés… Era un mero trámite. Luego, estaban los “rebotados” de las “carreras de élite” (léase ingenierias). Por otra parte, encontré un puñado de buenos profesores capaces de hacerte incluso amar su disciplina o al menos encontrar un resquicio de conocimiento por el que merecía la pena estar allí, y otro puñado que eran poco menos que unos sinvergüenzas (para mí lo es el educador que se dedica a dictar su libro, por ejemplo, o el que llega con una copa de más a las 10 de la mañana). Bien, cuando te diriges a la otra carrera, “vocacional”, el panorama es aun más desolador, pues a pesar del puñado de estudiantes “vocacionales”, el número de “rebotados” y de gente que estaba allí para pasar el rato, era mayor. Lo de los profesores, un poco de lo mismo. La educación universitaria es una falacia para muchos; otros “intentamos resistir al invasor” como el pueblo galo, porque nos negamos a ser mercancia y adoramos a esos profesores que nos ofrecen pensar y no solo dictan.
    A día de hoy no trabajo ni de una cosa ni de la otra; los trabajos que me proporcionón la “alimenticia” fueron eventuales y en los que ganaba casi la mitad de lo que gano hoy en día. Somos ganado, nada más que ganado: se nos convenció de que íbamos a tener un porvenir y hemos encadenado contratos precarios desde mucho antes de la crisis: no nos engañemos, éramos la élite, los que habíamos superado la selectividad e íbamos a ser más que nuestros padres: ¿y qué teníamos? Sueldos de 800 euros ¡y eso en la época de la bonanza!

    A propósito de vivir la “vocación”:
    ¿Vocación? He visto a compañeros (porque también he trabajo en mi “vocación”, otra no relacionada con la académica, mi pasión, mi auténtica vocación), demasiados, caer en la depresión y en la ansiedad; he visto ruina humana, moral y económica en esta profesión “vocacional”. ¿Nos enseñó alguien a fracasar? ¿Nos educaron para saber lo que era el verdadero éxito? ¿De verdad sabe un chaval de 15 años cual es su vocación? Yo todavía no lo tengo claro. Por ejemplo, yo he tenido que huir de la eventualidad de mi “vocación” por problemas de salud, aceptar que hay otras formas de desarrollarla.

    Por otra parte, ¿cómo se trata la vocación ante los adolescentes? Hablo desde mi perspectiva de alumna. Mi vocación con 15 años era irme a una buhardilla a escribir, pero nadie me redirigió, ningún “adulto” se dejó “embaucar” por mis sueños, si no que me decían que “eso no es una profesión”: claro, no soy idiota, tengo un CI alto, no entendéis nada… No me sugieras que haga una ingeniería porque se me dan bien los estudios, ni que haga derecho porque tengo memoria fotográfica y puedo seguir la estirpe familiar, ni que haga medicina porque la sacaría fácilmente… No, quien sueña con buhardillas y poesía no va a ser buen médico, ni buen abogado, ni buen ingeniero, pero a lo mejor sí puede ser buen periodista, o buen maestro, por ejemplo. Reconducirnos hacia la vocación pero con la perspectiva realista ante el “fracaso”, ante la “frustración”; aprovechar nuestros valores, no desmembrarlos en pos al mercado. Pero esto es una utopía: ni profesores ni padres saben verlo a veces. Veo a muchos de mi generación “fracasados” porque no han conseguido el “éxito”; no han conseguido el trabajo prometido unos, y otros no han triunfado en su “vocación”. A ninguno les educaron como debían.

  3. carmenchi dijo:

    Muy dura la entrada del blog. Pero muy cierto todo lo que denuncias en ella. Soy profesora de, precisamente, lenguas clásicas en Bachillerato y ESO. Adoro mi trabajo, adoro las materias que doy, me encanta trabajar con adolescentes. Llevo muchos años en esto y seguiré todos los que pueda. Continuamente me encuentro con la situación que dices: alumnos brillantes en todo que, al no saber por dónde tirar, siempre eligen aquello que más “salidas” les va a dar, y sobre todo que más prestigio y/o dinero les puede reportar. Pero en ese camino he visto también caer muchas torres que, por no elegir lo que verdaderamente les salía del corazón, han sido de todo menos felices en su profesión, incluso la han abandonado para buscar su camino.

    Espero también, como madre, ayudar a mis hijos a descubrir su vocación, su amor por un trabajo (o por varios) y no colgar en ellos las expectativas “mías”.

    Un saludo,
    Carmen

    P.D.: Impresionante la frase la de John Taylor Gatto

  4. Ruth, Huesca dijo:

    Totalmente de acuerdo. Contigo y con el último comentario que leo “Espero también, como madre, ayudar a mis hijos a descubrir su vocación”.

    Yo no lo tenía nada claro a los 18. O tenía demasiadas vocaciones. Será que mi entorno fue bueno en el sentido de no cerrarme puertas. Pero tampoco del todo, porque no me paré a descubrir mi vocación real. Hice ciencias puras en COU, pero en la solicitud de la universidad puse de todo, desde las ingenierías (que acabé estudiando, porque por supuesto estaban en los primeros puestos), pasando por Biología, hasta Psicología y Filosofía.

    Hoy siento mucha frustración. Y no porque no gane dinero. No porque no me parezca bueno ni malo mi trabajo. Creo que hay muchas componentes. Quizá no me paré a meditar y decidir de verdad lo que quería ser. Quizá los trabajos se han devaluado (en mi empresa se valora más a un joven con ambición, que a un consultor con experiencia y no digo que lo primero sea bueno, pero lo segundo es valiosísimo) y para ser experto no hace falta más que una tarjeta donde lo digas (hombre, algo hay que conocer, pero de ahí a “experto”). Quizá elegí por el futuro que tendría y, de hecho, tengo.
    Pero el trabajo es una parte muy importante de la vida: es necesario que el trabajo te llene por lo que haces, no por lo que ganas, no por tener un puesto de trabajo (esto ya es de traca), no por el prestigio social….
    En la universidad recuerdo que mi hermana me decía si no me agotaba pensar que después de estudiar mi carrera tendría que seguir estudiando porque las tecnologías cambian constantemente. Le dije que eso es lo que más me gustaba precisamente de mi carrrera. Sin embargo, en algún momento dejé de interesarme por aprender sobre tecnologías (no se valora y además hay cambios constantes de temática a la que dedicarse). Sigo queriendo aprender, pero sobre todo del resto de cosas que me rodean y por eso llegué a este blog: por la educación de mis hijos. Y como leo en el último comentario: espero también poder ayudarles a descubrir su vocación, aunque me temo que hasta ahora estoy siendo mal ejemplo… que es la única manera de enseñar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s