Décima entrega de Jesús. Muerto, entrega la Misericordia.

Oración de acompañamiento a Jesús en su entrega del Jueves y el Viernes Santo.

Décima entrega. Desde la cruz. Jesús muerto entrega la Misericordia en la sangre y el agua que brotan de su corazón.

“Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.” (Jn, 19, 33-34).

El profeta Zacarías lo había anunciado: “En cuanto a aquél a quien traspasaron, harán lamentación por él como lamentación por el hijo único, y le llorarán amargamente como se llora amargamente a un primogénito. … Aquel día habrá una fuente abierta para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para lavar el pecado y la impureza” (Zc 12, 10; 13, 1)

Creíamos que todo había terminado, que ya no podías entregarte más. Jesús, el nazareno, el hombre, ha muerto, pero Dios sigue vivo. ¡Dios está vivo! y en el instante en que nos damos por perdidos, entregas tu esencia. Dios es Misericordia, Dios nos entrega su Misericordia.

“En el último día, el más solemne de la fiesta estaba Jesús y clamó:

– Si alguno tiene sed, venga a mí; y beba quien cree en mí. Como dice la escritura de sus entrañas brotarán ríos de agua viva -. Se refirió con esto al Espíritu que iban a recibir los que creyeran en él, pues todavía no había sido dado el Espíritu, ya que Jesús aún no había sido glorificado” (Jn 7, 37-39).

Todo estaba escrito. Debías primero entregar tu Espíritu para glorificar al Padre y a tí en Él, y así, al darnos a beber el agua “que Yo le daré no tendrá sed nunca más, sino que el agua que Yo le daré se hará en él fuente de agua que salta hasta la vida eterna” (Jn 4, 14).

Porque es tu misericordia la fuente de agua viva que nos lleva hasta la vida eterna.

 “«Misericordia», palabra latina cuyo significado etimológico es «miseris cor dare», «dar el corazón a los míseros»” (Discurso del Santo Padre Francisco a la Confederación Nacional de Las Misericordias de Italia en el aniversario de la audiencia del 14 de junio de 1986 con el Papa Juan Pablo II. Plaza de San Pedro, sábado 14 de junio de 2014).

Quisiste que Juan, que vio brotar sangre y agua de tu costado diera testimonio para pudiéramos creer (Jn 19, 35).

Pero frente a nuestro olvido, nuestra dureza de corazón, nuestro rechazo, volviste a abrirnos los ojos:

“Mi Corazón desborda con gran Misericordia para las almas, y especialmente para los pobres pecadores. Si solo pudieran entender que Yo soy el mejor de los Padres para ellos y que para ellos es que la Sangre y el Agua fluyeron de Mi Corazón como de una fuente llena de Misericordia” (Santa Faustina Kowalska, Diario 367).

Y como si estuvieras dando luz a un nuevo sacramento, entregas tu sangre y tu agua, como signos de tu gracia. Abres tu corazón y entregas tu misericordia.

Señor, lava mis pecados con tu sangre “para tener derecho al árbol de la vida” (Ap. 22, 14), ¡Ven!, que tengo sed, dame el agua de la vida (Ap. 22, 17).

Esta entrada fue publicada en Semana Santa. Oración. y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s